Vittorio Emanuele II: El primer Rey de la Italia unida fue coronado el 18 de Marzo de 1861

Principal artífice de la empresa unitaria iniciada por el padre, fue el primer Rey de la Italia unida y el soberano de la dinastía sabauda más celebrado por las crónicas históricas.

Nacido en Turín, primogénito del rey de Sardegna (Cerdeña) Carlos Alberto, se inició inmediatamente en la disciplina militar, pasando de fusilero a general y en 1846 a teniente general. Medalla de oro durante la Primera guerra de independencia (1848-1849), ascendió al trono sabaudo después de la abdicación de su padre.

Después de disolver el Parlamento (contrario a los acuerdos de paz con Austria) publicó la Proclama de Moncalieri (para impulsar a los votantes a una mayoría favorable a la ratificación del tratado de paz con el Imperio austríaco) y se ocupó del saneamiento de las cuentas del Estado, la renovación del ejército y la reanudación del comercio con Gran Bretaña.

El ascenso al gobierno del conde de Cavour marcó la reanudación del proyecto unitario, primero con la participación en la guerra de Crimea (para convertirse en aliados del Reino Unido y Francia) y luego con la Segunda guerra de independencia (abril-julio de 1859) que llevó a la anexión de Lombardía.

El éxito de la empresa de los Mil, dirigida por Garibaldi, reunió bajo su corona gran parte de la península: el 18 de marzo de 1861 fue proclamado Rey del nuevo Reino de Italia, con la capital Turín e incluyendo Piamonte, Lombardia, el Gran Ducado de Toscana, los ducados de Parma y Módena, el Reino de las Dos Sicilias, Sardegna y parte de las posesiones pontificias.

Terminada la obra con la Tercera guerra de independencia (1866, con la anexión del Véneto, el Friuli y la provincia de Mantova) y la Brecha de Porta Pia (20 de septiembre de 1870), trasladó la capital a Roma, donde murió en enero de 1878, dejando el trono a su hijo Humberto I.

 


Vittorio Emanuele II: Il primo re dell’Italia unita veniva incoronato il 18 Marzo del 1861

Principale artefice dell’impresa unitaria iniziata dal padre, fu il primo Re dell’Italia unita e il sovrano della dinastia sabauda più celebrato dalle cronache storiche.

Nato a Torino, primogenito del re di Sardegna Carlo Alberto, venne subito avviato alla disciplina militare, passando da fuciliere a generale e nel 1846 a luogotenente generale. Medaglia d’oro durante la Prima guerra di indipendenza(1848-1849), salì al trono sabaudo dopo l’abdicazione del padre.

Dopo aver sciolto il Parlamento (contrario agli accordi di pace con l’Austria) pubblicò il Proclama di Moncalieri (per spingere gli elettori ad una maggioranza favorevole alla ratifica del trattato di pace con l’Impero austriaco) e si occupò del risanamento dei conti dello Stato, del rinnovo dell’esercito e dirilanciare il commercio con la Gran Bretagna.

L’ascesa al governo del conte di Cavour segnò una ripresa del progetto unitario, prima con la partecipazione alla guerra di Crimea (per farsi alleati Regno Unito e Francia) e poi con la Seconda guerra d’indipendenza(aprile-luglio 1859) che portò all’annessione della Lombardia.

Il successo dell’impresa dei Mille, condotta da Garibaldi, riunì sotto la sua corona gran parte della penisola: il 18 marzo 1861 venne proclamato Re del nuovo Regno d’Italia, con capitale Torino e comprensivo di Piemonte, Lombardia, Granducato di Toscana, ducati di Parma e Modena, Regno delle Due Sicilie, Sardegna e parte dei possedimenti pontifici.

Completata l’opera con la Terza guerra d’indipendenza(1866, con l’annessione di Veneto, Friuli e provincia di Mantova) e la Breccia di Porta Pia(20 settembre 1870), spostò la capitale a Roma, dove scomparve nel gennaio del 1878, lasciando il trono al figlio Umberto I.